11S, Barcelona desde 1714

Fuera de Cataluña, si hablamos del once de septiembre todos pensarán en el ataque deAl-Qaeda a las Torres Gemelas de Nueva York o incluso la subida la poder del dictador Augusto Pinochet en Chile. En todo caso, ninguno entenderá por qué hoy hacemos fiesta los catalanes.

Hoy hará casi 300 años (1714) que las tropas borbónicas (fieles a Felipe V de Borbón, antepasado directo del actual rey de España) conquistaron la ciudad de Barcelona después de meses de sitio, después de años de guerra. Aquel día terminaron 7 siglos de historia de Cataluña como estado independiente o, al menos, con leyes propias.

Aquel día empezó también el largo camino del triunfo de nuestro pueblo: la supervivencia de Cataluña como cultura, como nación.

Recapitulemos.

Muy probablemente, la historia de España que habréis estudiado habla de un estado más o menos uniforme creado a partir de la unión dinástica entre Isabel de Castilla y Fernando de Aragón el año 1492. E incluso los hay más osados llevando este nacer de España a la batalla de Covadonga en que los diferentes reyes cristianos de la Península Ibérica se aliaron contra los musulmanes el año 722 manifestando así, dicen, una “unidad de destino universal”. Una forma de decir que, a pesar de ser reinos independientes, ya sabían que en el futuro todos juntos serían España.

Pero hay otra versión de la historia.

Después de la romanización de la Península Ibérica, de donde nace el nombre del territorio (Hispania), y siglos de dominación musulmana, fueron apareciendo diversos reinos y condados cristianos. Éstos guerreaban no sólo contra los musulmanes, sino también contra los otros reinos cristianos.

Estos reinos, a base de expansiones territoriales y de uniones dinásticas, llegaron al Renacimiento en tres bloques:
Reino de Portugal
Reino de Castilla
Corona de Aragón (también conocida como catalanoaragonesa)

Este último territorio era más bien una confederación donde cada territorio tenía sus propias leyes:
– Reino de Aragón
– Principado de Cataluña
– Reino de Valencia
– Reino de Mallorca

Pues bien, aquella famosa unión real del año 1492 implicó también la unión del Reino de Castilla y la Corona catalanoaragonesa. Eso sí, durante siglos, cada territorio con sus leyes propias.

Durante siglos hasta el año 1701, en que empezó la Guerra de Sucesión. Fue un conflicto que sacudió toda Europa y América con el objeto de saber quién era el heredero legítimo del trono de España (y de todos sus territorios a lo largo y ancho del mundo): Felipe V de Borbón o Carlos III de Austria. Y basta con ver quién es el rey actual de España para saber quien ganó: Juan Carlos I de Borbón.

Así pues, ese 11 de septiembre de 1714 Felipe V de Borbón tuvo las manos libres para aplicar a los territorios rebeldes (básicamente la Corona catalanoaragonesa) el derecho de conquista y represión concretado en el decreto de Nova Planta:
– Impuso el modelo político castellano pasando por encima de todas las leyes y tradiciones propias del territorio.
– Impuso el castellano (o español) como única lengua válida, relegando al catalán a una situación de indefensión que aún hoy, siglos después, intentamos corregir.
– Se inventaron nuevos impuestos para castigar a nuestro pueblo.
– Generalitat (Generalidad), Consell de Cent (Consejo de Ciento), Junta de Braços (Junta de Brazos),
todas las instituciones propias fueron abolidas.

Y es aquí donde nace nuestro triunfo. Por que actualmente, a pesar de la insistencia de España en asimilarnos, todavía somos, todavía nos sentimos nación. Todavía luchamos para recuperar los derechos que nos arrebataron.

Esto es lo que hoy celebreamos: la voluntad de nuestro pueblo de recuperar la libertad.

There is a Creative Commons license attached to this image.
Foto PacoR

Visca Catalunya Lliure!